Té turco y té karak, ¿los has probado?

Te turco y te karak realizado con té negro - Jaima Alkauzar

Si algo hay en común dentro de la cultura árabe, ese es el consumo de té. El té es conocido como una bebida de cortesía en los países árabes y es ofrecido a todo huésped o visitante que se recibe. El té suele servirse después de la comida, sin embargo, es consumido en cualquier momento a lo largo del día e incluso por la noche.

Pero como es normal, cada zona adapta esta práctica a sus costumbres. Es por esta razón que dentro de la cultura árabe encontramos diferentes formas de preparar el té.

Estamos habituados a disfrutar del té marroquí, elaborado con té ver y hierbabuena. Pero en Jaima Alkauzar queremos presentarte otras dos formas muy características y deliciosas de preparar el té: el té turco y el té karak.

¿Cómo se hace el té turco?

Te turco y te karak realizado con té negro - Jaima Alkauzar

A diferencia del té marroquí que se elaboraba con té verde, para realizar el té turco utilizamos té negro.

Este té tiene un sabor fuerte y tradicionalmente es servido con dos terrones de azúcar. Se sirve en un vaso de cristal con forma de tulipán. Esta forma y el tamaño reducido permite mantener el calor. Mientras tanto, el cristal permite ver el nivel de concentración.

Para elaborar el té turco se necesitan dos teteras que se colocan una sobre otra. La tetera más pequeña contiene el té humedecido y se coloca sobre una tetera más grande que contiene el agua. Se ponen a calentar hasta que hierva. En este momento parte del agua de la tetera de abajo se echa en la tetera pequeña y se deja reposar 15 minutos.

A la hora de servirlo se mezcla el agua hirviendo con el té hasta conseguir la concentración deseada.

¿Conoces el té karak?

Te turco y te karak realizado con té negro - Jaima Alkauzar

El té karak, también es conocido como té masala chai o karak chai. Se trata de un té negro muy intenso que se mezcla con especias, leche y edulcorante. Esta mezcla se hierve junta hasta que todos los sabores se desarrollan y se equilibran. El resultado es una bebida deliciosa, caliente, dulce con un toque picante y muy revitalizante.

A la hora de realizar el té karak, se debe utilizar un té negro robusto con un sabor intenso, para que el resto de especias no enmascaren su sabor.

La leche se sirve mezclada con agua en una proporción que varía entre mitad y mitad o un cuarto de leche y tres cuartos de agua. Dependiendo de los gustos de aquel que lo disfrute.

Los ingredientes que tradicionalmente especian el té karak son: jengibre fresco rallado, cardamomo y pimienta negra. Pero es habitual utilizar otras especias como clavo, nuez moscada, canela, anís o semillas de hinojo.

Cada persona que realiza el té le da su toque maestro, por lo que podrás disfrutar de nuevos sabor día a día.

Y tú, ¿los has probado?

No te pierdas la mejor selección de té y todo lo necesario para elaborarlo en nuestra web

Leave a Comment.