La taracea, un arte en peligro de extinción

Como la gran mayoría de las técnicas artesanales de la historia, con el paso de los años, se van perdiendo debido a la falta de aprendices que continúen la práctica. Sin embargo, la taracea ha logrado permanecer a lo largo de la historia gracias a su belleza y simbolismo.
En Jaima Alkauzar te mostramos qué es la taracea y cuáles son sus principales diferencias con otras técnicas como la marquetería.

¿Qué es la taracea?

La taracea es una técnica artesanal ornamental que consiste en la incrustación de diminutas piezas de maderas selectas en combinación con materiales como el hueso, el marfil, nácar e incluso plata, en una superficie de madera. Estas incrustaciones crean un diseño geométrico complejo y cuidadosamente trazado e incrustado en una base de madera.
Con esta técnica se crea un contraste de formas poligonales, materiales, colores y texturas para conformar un revestimiento único cuya belleza ha perdurado a lo largo de la historia.
Mediante el uso de la taracea, objetos cotidianos se convertían en piezas nobles digas de las clases altas. Esta técnica ha sido muy utilizada en cofres, cajas, sillas, jamugas… etc. Pero no solo se llevaba a cabo en objetos pequeños, esta técnica ha sido empleada en el revestimiento de mobiliario y elementos constructivos.
En la actualidad son pocos los artesanos que mantienen esta técnica viva, encontrándose únicamente en fábricas en Granada y Damasco.

Diferencias entre taracea y marquetería

Aunque ambas técnicas pueden parecer similares, la gran diferencia residen en el material a incrustar y en el dibujo creado.
La taracea utiliza el marfil y el nácar para realzar una decoración estrictamente geométrica con motivos complejos que giran en torno a una estrella de ocho o diez puntas.
Por otro lado, la marquetería se diferencia en el uso incrustaciones de únicamente maderas nobles y con una libertad de geometría mayor

Leave a Comment.